Perro Bóxer: características, comportamiento y todo lo que debes saber

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

El perro bóxer es uno de los animales domésticos más comunes, y se ha venido utilizando como perro guardián durante muchos años para proteger casas y terrenos. Pero, además de fieros y protectores con el territorio, son excelentes compañeros de vida, ya que son simpáticos y juguetones. ¿Quieres saber más sobre estos peludetes? ¡Sigue leyendo!

Características de un perro bóxer

El perro bóxer es una raza inteligente y leal que destaca por necesitar compañía y mucha actividad. Aquí te desgranamos sus principales características.

Físicas

Los perros bóxer son de tamaño mediano tirando a grande: pueden crecer hasta los 60 centímetros de alto y llegar a pesar entre 30 y 36 kilogramos cuando son machos; las hembras, por su parte, alcanzan unos 50 o 55 centímetros y pueden pesar entre 22 y 30 kilogramos.

El pelaje de los bóxers es corto y no se les cae en mucha cantidad. Los colores más comunes en los que se puede encontrar un perro bóxer es marrón leonado o atigrado, en ocasiones con destellos o vetas de color más claras en determinadas zonas. También hay muchos bóxers blancos o negros y blancos. En cualquier caso, casi todas las opciones presentan una «máscara» negra en los ojos y el morro, o manchas blancas en el pecho y en las patas.

En cuanto a la complexión, son perros musculosos, atléticos y fuertes, con un pecho ancho y profundo, una espalda corta y fuerte y gran potencia en las patas. Son braquicéfalos -es decir, tienen la cabeza cuadrada y la cara ligeramente aplastada- con los ojos y las orejas caídas de forma natural, aunque antiguamente se las recortaban para que las llevasen erguidas y diesen mayor sensación de ferocidad.

Comportamiento y carácter

El perro bóxer de raza desciende de una mezcla de varias distintas: el extinto bullenbaiser cruzado con el mastín, bulldog y posiblemente el gran danés. Se desarrolló en Alemania en el siglo XIX, inicialmente como perros de carnada en el hostigamiento de toros y más tarde como ayudantes de carnicero, controlando el ganado en los mataderos.

Los boxer, por tanto, son perros trabajadores: fueron una de las primeras razas empleadas como perro policía y perro guardián, y también han sido utilizados como perros lazarillos. En la actualidad, se cían como perros de compañía y de guardia, quizás más conocidos por ser mascotas leales de la familia que son especialmente cariñosas con los niños.

Comportamiento del perro bóxer

Como cachorros y adultos jóvenes, los bóxers son perros animados, juguetones a los que les encanta correr y saltar. Con la edad se van volviendo más tranquilos, pero siguen siendo leales durante el resto de sus vidas .

En cuanto a su trato con humanos y extraños, aunque tienen instintos territoriales, la mayoría de estos perros suelen ser muy simpáticos con los desconocidos y reaccionan con alegres ladridos a modo de saludo, acompañados de saltos entusiastas y movimientos de cola. Otros son más distantes y no adulan a los extraños cuando se acercan (aunque tampoco los amenzan): si tu perro es así, por precaución es mejor que las visitas no intenten acariciarlo hasta que sea el propio perro quien decida acercarse.

Necesidades

Debido a su naturaleza trabajadora, los bóxer necesitan un liderazgo consistente y mantenerse muy activos. Pero debes manejarlos de una manera optimista y persuasiva. Son testarudos, sí, pero también sensibles y orgullosos: Se enfurruñarán y harán pucheros y se negarán pasivamente a hacer nada si intentas obligarlos con gritos o sacudidas.

Las necesidades de ejercicio varían desde largas caminatas diarias para los más sedentarios hasta vigorosas carreras y juegos diarios para individuos con mucha energía, pero no en climas calurosos, porque los boxeadores son más susceptibles al golpe de calor que la mayoría de las razas de perros.

Vivir con un perro bóxer

Al igual que otros perros grandes, los bóxer no son muy longevos. Su esperanza de vida oscila entre siete y diez años.

Los bóxer son intolerantes al calor y se debe tener cuidado para evitar que se sobrecalienten. También necesitan protección contra el frío, ya que tienen un pelaje corto. Sin embargo, es un pelo muy fácil de cuidar y estará brillante siempre y cuando tengan una buena dieta, se bañen ocasionalmente y se les den frotamientos regulares con un guante de aseo o un cepillo.

Los perros bóxer pueden vivir en familia sin problema, siempre y cuando se les pueda proporcionar suficiente ejercicio y adiestramiento o liderazgo para controlar su alboroto cuando son jóvenes. También es necesario que puedas satisfacer las necesidades alimenticias especiales provocadas por tener un hocico excesivamente corto: tragan mucho aire al comer, y se recomienda no alimentarlos con piensos industriales para facilitar la digestión y prevenir los gases. Algunos bóxers también babean en exceso y roncan.

Aunque generalmente un perro bóxer no tiene problema en convivir con otras mascotas de la familia (incluyendo gatos), hay muchos bóxers que son dominantes o agresivos hacia otros perros del mismo sexo si no están acostumbrados, por lo que la socialización temprana es importante para desarrollar una actitud estable en tu bóxer.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario