¿Cómo escoger tu primer reptil si eres nuevo en el mundillo?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Los reptiles no son las mascotas más comunes porque, para muchos, resultan un tanto desagradables y poco “simpáticos”. Sin embargo, la mayoría son aptos para tenerlos en casa y resultan ser fascinantes cuando se conocen en profundidad. Tortugas, serpientes, lagartos… ¿Sabrías escoger tu primer reptil?

Cómo escoger tu primer reptil

La dificultad de su cuidado

Antes de escoger tu primer reptil hay que informarse de lo difícil que será cuidarlo. Todos, sin excepción, necesitan una serie de cuidados y atenciones básicas para vivir felizmente en casa. Pero, obviamente, hay unos que son más fáciles de cuidar que otros.

Los geckos son uno de los mejores reptiles para iniciarse en el mundillo, también son perfectas las tortugas y algunas serpientes. ¡Cuidado! No todas las serpientes son fáciles de cuidar, muchos escogen a una pitón real porque suele ser una de las más comunes, pero no son las mejores para iniciarse debido a su carácter. Lo mejor es optar por una serpiente del maíz, una jarretera o una falsa coral.

El espacio, la alimentación y otros factores

Cuidar a una serpiente

Para que un reptil viva sano y feliz no basta con tener una caja de plástico o un terrario. Hay que informarse muy bien de los artículos que pueden ser vitales para su supervivencia. A veces necesitan un sistema de iluminación concreto; otras, calefacción y hasta una temperatura y humedad en el ambiente muy concretas.

La alimentación también puede ser un factor a tener en cuenta. No es lo mismo un reptil herbívoro que uno carnívoro, porque el primero comerá hojas y plantas, pero el segundo se alimentará de pequeños animales vivos.

Y si hay niños en casa hay que ser consecuente con que será un animal que les llamará mucho la atención y querrán tocarlo. Sin embargo, un reptil no es un perro o un gato y se debe interactuar con él de una manera muy diferente.

Reptiles para principiantes

Tortugas

Cómo cuidar a una tortuga

Antes de comprar una tortuga hay que ser consciente de que crecen y que pueden vivir entre 20 y 30 años, incluso más. La más común como mascota es la tortuga de Florida, porque es barato mantenerla y solo hay que preocuparse de que el agua de su piscina esté limpia y de alimentarla dos veces al día. También hay otras especies de tortuga fáciles de cuidar, como la rusa, la mediterránea y la africana de espolones.

Las tortugas de casa no suelen hibernar si están en el agua, pero necesitarán una zona seca. Normalmente las piscinas que venden para ellas en las tiendas de animales disponen de una pequeña zona elevada que no debe cubrirse con agua.

Geckos

El gecko es un reptil de pequeño tamaño que necesitará un recipiente que mida entre 45 y 60 cm de largo como mínimo y a una temperatura que oscile entre los 24 y los 32ºC.

La iluminación nocturna será la más importante porque es un animal nocturno. Tendrá que ser muy tenue, como si imitara la luz de la luna, para que pueda cazar a sus presas y alimentarse. Los geckos se alimentan de pequeños insectos vivos, como grillos, cucarachas, saltamontes, gusanos de seda, gusanos de la miel y larvas de mosca.

Serpientes

Un principiante debe escoger siempre una serpiente cuyo tamaño sea inferior a 2 metros porque es más fácil de manipular y domesticar.

Habrá que escoger un terrario adecuado para ella y bajo ninguna circunstancia hay que dejarla suelta por casa. Como es un reptil de sangre fría, necesitará una temperatura que vaya entre los 26 y los 32ºC de día y entre los 24 y los 29ºC de noche. Aunque depende de la especie, las serpientes se alimentan de ratones, pequeños mamíferos y aves. Algunas de pequeños insectos, crustáceos, pescados y caracoles. Estas últimas son las más fáciles de criar y alimentar.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario