Conoce las razas de gatos domésticos más grandes que existen

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Un gato adulto doméstico suele estar entre los 3 y los 4 kg de peso. Sin embargo, hay unas razas que podrían llegar y superar los 10 kg, lo que los hace especialmente grandes. Pero, a pesar de su tamaño, son gatos domésticos y no debería haber ningún problema de convivencia. ¿Te apetece conocer un poco más sobre las razas de gatos domésticos más grandes que existen?

Las razas de gatos domésticos más grandes

Ragamuffin

Aunque podría haber excepciones, los ragamuffin se caracterizan por tener un carácter bastante juguetón y cariñoso. Su esperanza de vida está entre los 12 y los 16 años y, en general, es una raza que suele gozar de muy buena salud. Los machos adultos pueden llegar a pesar hasta 14 kg, mientras que las hembras podrían alcanzar los 8. A pesar de su gran tamaño, es un animal muy bien proporcionado, su cuerpo es robusto pero sin perder la estética y está cubierto de una gran cantidad de pelo suave.

El ragamuffin no necesita demasiados cuidados. Basta con mantener sus dientes limpios y libres de sarro, cepillar su pelaje de forma regular y limpiar sus oídos una vez a la semana. También habrá que recortarle las uñas un par de veces al mes. Con esto y una buena alimentación e hidratación, el gato vivirá sano y feliz.

Maine coon

El maine coon es una de las razas felinas más grandes que existen

La raza maine coon es originaria de Estados Unidos, concretamente del estado de Maine. Los machos pueden alcanzar los 10 kg y las hembras los 7. Se caracteriza por tener un pelo medio largo, una cola ancha y peluda, una cabeza más bien cuadrada, unos pómulos muy prominentes, una cola ancha y unas orejas puntiagudas, anchas por la base y terminadas en pincel. Es decir, en la punta tienen un pequeño mechón de pelo muy característico. Suele tener un carácter tranquilo y suele ser muy cariñoso con su familia, a la que suele estar bastante apegado.

El maine coon suele tener una muy buena salud, aunque a causa de su tamaño es propenso a sufrir displasia de cadera, por lo que se recomienda informarse muy bien antes de si está libre de enfermedades genéticas. En cuanto a los cuidados, necesita cepillados muy frecuentemente y, en especial, en época de muda o se le podrían formar bolas de pelo en el estómago. Hay que prestar especial atención a su alimentación porque es una raza propensa a engordar.

Savannah

El gato savannah no es muy común. Se creó en los años 80 cruzando a un serval africano con varias razas, como el siamés, el gato común de pelo corto, el oriental de pelo corto, el mau egipcio y el ocicat. A causa de esto, en algunos lugares está prohibido tenerlo. Actualmente los cruces se realizan solo entre ejemplares de esta raza.

El savannah puede medir entre 67 cm y 1 m y pesar entre 8 y 18 kg, incluso se han registrado algunos ejemplares que han alcanzado los 23 kg. Tiene el pelo corto pero con un tacto aterciopelado, su cuerpo es fuerte y estilizado, con una cola larga y fina, y las patas son esbeltas y muy ágiles, lo que le hace ser muy buen trepador y saltador. No se tiene mucha información fiable sobre el carácter de este felino, pero sí se sabe que es muy activo, por lo que necesita bastante espacio. Y, a niveles generales, es un gato que goza de muy buena salud si lleva una alimentación adecuada, preferiblemente libre de cereales y productos industriales.

Cheetoh

El cheetoh nace del cruce de razas domésticas comunes con gatos manchados. Puede llegar a medir unos 30 cm de alto y pesar unos 10 kg. A pesar de su apariencia, que puede recordar a la de un leopardo, tiene un carácter muy dócil, cariñoso, tierno y amable. También se caracteriza por tener mucha energía, por lo que necesita espacio para correr, saltar, jugar y desarrollar todas sus habilidades.

En general, los cheetoh no tienen demasiados problemas de salud, ya que es una raza fuerte, aunque sí pueden tener problemas de rodillas en algún momento de su vida.

Otras razas de gran tamaño

Hasta ahora hemos hablado de las razas de gatos domésticos más grandes, que pesaban 10 kg o más, pero también las hay que sin llegar a este peso son de un tamaño considerable:

El ragdoll puede llegar a los 9 kg
  • Ragdoll: puede alcanzar los 9 kg. Tiene fama de parecerse a un perro en el tema carácter.
  • Chausie: su peso oscila entre los 6 y los 9 kg. Tiende a ser muy activo, por lo que necesita mucho espacio y actividad constante.
  • Bosque de Noruega: puede llegar a los 9 kg. Si pelaje es espectacular y suele ser bastante sociable con las personas.
  • Bosque de Siberia: su peso no suele superar los 9 kg. Tiene una constitución muy fuerte y un pelaje de tres capas hidrófugo que lo hacen capaz de soportar el frío de Rusia, de donde es originario.
  • Highlander: su peso se mueve entre los 8 y 9 kg. Lo más característico de su morfología son sus orejas, que están dobladas hacia atrás. Puede parecer un gato gordo, pero en verdad tiene una muy buena masa muscular.

Queremos destacar que todos, aunque son gatos de gran tamaño, suelen desarrollar un carácter bastante sociable y cariñoso si tienen una buena educación desde pequeños.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario