Cómo enseñar a un cachorro su nombre y que te haga caso

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

¿Hay un cachorro en casa? Seguro que ya se te han ocurrido varios nombres para el perro. Sin embargo, cuando le llamas no reacciona y hace lo que le parece. ¿Cuánto tarda un perro en aprender su nombre? ¿Cómo enseñar a un cachorro su nombre y que acuda a la llamada? Vamos a dar respuesta a todas las interrogantes que te surgen para saber qué debes enseñar a tu cachorro de perro.

Cómo enseñar a un cachorro su nombre

Enseñar el nombre al cachorro es básico dentro del programa de adiestramiento canino. Solo así podremos enseñarle a que responda correctamente a nuestras señales y podamos establecer una comunicación entre dueño y perro.

Asimismo, si no sabes cómo enseñar a un cachorro su nombre, difícilmente podrás conseguir enseñarle otro tipo de ejercicios. De ahí la importancia de que este sea el primer ejercicio de adiestramiento en obediencia canina de tu nueva mascota.

Guía paso a paso para enseñar a un cachorro cuál es su nombre

Una vez elegido el nombre, lo más importante que tienes que conseguir es que el animal conceptúe el sonido de su nombre con un elemento positivo. El resto de órdenes y señales que emitiremos para comunicarnos con nuestro perro no supondrán una llamada tan fuerte para que el animal se acerque a nosotros.

Por ello, es crítico que nunca se utilice al principio su nombre para regañarle o generaremos una identificación en negativo que será muy difícil corregir en etapas posteriores.

Cómo enseñar a un cachorro su nombre

Fase 1: El aprendizaje

A pesar de que existen múltiples métodos para enseñar a un perro su nombre, nosotros os vamos a detallar el más sencillo, que se basa en refuerzos positivos. Para ello, además de la paciencia y la firmeza, necesitarás otros gadgets como una correa y alguna que otra golosina para perros.

En una primera fase, ubica al cachorro en un lugar tranquilo. Mantenlo atado en corto para llamar así su atención. Si puedes hacerlo en casa, mucho mejor: el animal se encontrará más cómodo y confiado, y tú podrás controlar mejor si se va o intenta escaparse.

Con la chuchería o el pienso como estímulo, muéstraselo, pero sin dejar que lo coja. El animal se cansará y comenzará a distraerse. Está en el punto que necesitamos. Cuando te aseguras que está atento, di su nombre con un tono de voz calmado, alegre y afectuoso, y vocalizando correctamente.

En un primer momento, hasta que conseguimos que aprenda el nombre, se girará solo porque ha oído la voz de su dueño. Hay que aprovecharlo para enseñarle que ese es el sonido de la llamada.

Si el animal te responde con una mirada, dale una recompensa en forma de felicitación y/o golosina. Ojo, que no vea el premio durante la sesión; podría desconcentrarlo. Después de la recompensa, espera hasta que el perro vuela a no estar pendiente. Repite este entrenamiento entre tres y cinco veces en cada sesión.

Cómo enseñar a un cachorro su nombre

Fase 2: Reforzar el vínculo

La clave del éxito para lograr que el perro aprenda a responder cuando le llamas es la repetición y la asociación de ideas que consigamos inculcar en el cachorro.

Este primer adiestramiento marcará el resto de acciones, por lo que hay que tener muy en cuenta que nunca debemos reñirle ni acompañar su nombre con órdenes negativas. Debemos ser pacientes. El aprendizaje de los perros, como el nuestro mismo, lleva tiempo, dedicación y constancia.

Forzar el vínculo será contraproducente, por lo que planificaremos sesiones cortas al inicio, e iremos incrementando la duración y la dificultad de situaciones para enseñarle también a identificar la llamada cuando no está cerca.

¿Cuánto tiempo tarda un cachorro en aprender su nombre?

No existe una regla básica. Cada perro tiene unas pautas de aprendizaje y tendremos que respetarlas para no agobiar al cachorro y generarle situaciones de estrés.

En aquellos casos en los que se muestre una mayor dificultad para aprender su nombre, siempre se pueden complementar las sesiones de adiestramiento con otra serie de ejercicios que ayuden al perro (y al dueño) a establecer ese vínculo de confianza.

Por ejemplo, en situaciones corrientes, intentar el ejercicio base de forma puntual, llamándole, y que cuando te mire, cuentes tres segundos antes de darle el premio.

También puedes aprovechar el paseo al parque para llamarlo en la lejanía. Si además sois varios en casa, podéis alterna los entrenamientos para que así también sepa identificar la voz, el tono y su nombre con todos los habitantes de la casa.

Recuerda que, una vez responda a su propio nombre, estará más predispuesto para aprender nuevos patrones de comportamiento, por lo que el resto del adiestramiento de los cachorros será más asequible.

Ten siempre presente que los perros son animales muy emocionales. Cuando se sienten presionados, lo muestran. Mantente alerta de las posibles señales antes de que sea demasiado tarde para que el cachorro no haga una asociación errónea de su nombre y vuestra voz con algo negativo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario