Tipos de arena para gatos: ¿Cómo elegir la más adecuada?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

A los dueños de los gatos les gusta proporcionar a sus mascotas los mejores cuidados posibles: desde la alimentación más adecuada para sus necesidades hasta la mejor arena para su caja. De esta última existen muchas variedades en el mercado: tanto si eres de los que dan prioridad a mantener un buen olor con arena higiénica perfumada como si prefieres ser respetuoso con el medio ambiente un producto biodegradable, puedes encontrar la que más te convenga. Y, a raíz de esto, te puedes preguntar: ¿cuántos tipos de arena para gatos hay? En este artículo hemos recopilado información para aportar nuestro granito de arena (nunca mejor dicho) y ayudarte a averiguarlo.

Los 4 tipos de arena para gatos que todo dueño debe conocer

Arena aglomerante, la arena para gatos más fácil de limpiar

La arena más común entre los diferentes tipos de arena para gatos es la arena aglomerante. Como su propio nombre indica, la arena aglomerante «aglomera», es decir: forma conglomerados sólidos de arena y residuos al entrar en contacto con líquido. Esto ocurre gracias a que está compuesta de bentonita, una arcilla de aluminio filosilicato que ayuda a que se produzca la aglutinación. También colaboran a esta causa el resto de componentes, fibras totalmente naturales casi en su totalidad.

Además, esta arena también tiene cualidades absorbentes para que la orina de gato no huela demasiado, por lo que sus mayores ventajas son que facilita la limpieza de la caja y reduce los malos olores. Por la parte negativa, hay que destacar que son algo más caras que otros tipos (aunque merecen la pena) y que no se recomiendan para cachorros, porque por el tamaño de los granos pueden tragar demasiada al lamerse las zarpas cuando se están limpiando.

Arena absorbente, la más barata

La arena absorbente es uno de los tipos de arena para gatos favoritos de los dueños porque es muy barata y muy fácil de conseguir. Además, gracias a su composición en sepiolita (un mineral muy absorbente) mantiene a raya los malos olores durante bastante tiempo.

La principal desventaja es que, al contrario que con la arena aglomerante, no puedes sacar solamente la parte de arena en la que se han acumulado residuos, sino que debes cambiar toda la arena de la caja y limpiarla con frecuencia para que no se acumule la orina.

Caja de arena para gatos

Arena de sílice, la arena para gatos más duradera

La arena de sílice contiene silicato de sodio procesado con agua y oxígeno para crear gránulos blancos translúcidos superabsorbentes, hasta el punto de que pueden empapar y aguantar 40 veces su propio peso líquido.

La arena de sílice es inodora y no deja polvo, pero sin duda su principal ventaja es que cambia de color cuando absorbe el líquido, por lo que puedes saber exactamente cuándo es necesario cambiar la caja y limpiarla.

Arena ecológica, la más respetuosa con el medio ambiente

La arena ecológica es uno de los tipos de arena para gatos que más se están popularizando en los últimos tiempos gracias a que la gente cada vez está más concienciada con cuidar el medio ambiente. Por ello, algunos dueños buscan arenas que sean biodegradables. Las hay de varios materiales (como con base de bambú o de trigo) y que varían de precio, pero la arena ecológica más común es la que está hecha de virutas de serrín y fibras de madera recicladas.

Esta arena es absorbente y aglomerante, por lo que reduce el mal olor y es fácil de limpiar, pero suele ser más cara que los otros tipos de arenas para gatos y tiene el inconveniente de que puede provocar alergias en función de la composición base que tengan.

Las mejores ofertas de arena para gatos

¿Cómo saber qué tipo de arena para gatos elegir?

El tipo de arena para gatos que decidas comprar dependerá en gran medida de los factores de habitabilidad de tu casa y del tiempo que tengas para dedicarle a tu mascota.

Si no tienes tiempo para cambiar la caja de arena de tu gato con frecuencia (y muy especialmente si tienes más de un gato), te conviene utilizar una arena duradera que aguante bien el olor y que sea fácil de recoger, como las arenas de sílice. Pero, por el contrario, si dispones de tiempo o trabajas desde casa, puedes ahorrar gastos con una arena absorbente barata y cambiarla cuando sea necesario sin que tengas que sufrir mal olor.

Del mismo modo, el espacio también influirá en la decisión: si tu casa es grande y tienes una zona amplia reservada para tu mascota, puedes usar arenas ecológicas sin miedo a que el salón o la cocina se queden hechos un desastre (ya que los gatos tienden a esparcir las virutas), pero si tienes un piso pequeño, te conviene más una arena aglomerante que no se desparrame con tanta facilidad.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario