¿Por qué mi perro se sienta en los pies?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Todo el que tenga un perro y haya establecido un fuerte vínculo con él, sabe lo que es que su mascota se eche a sus pies. A los dueños, por lo general, les encanta, principalmente en época de frío: nada como el calor corporal de tu mascota para mantener la temperatura. En nuestro artículo de hoy te contamos por qué tu perro se sienta en los pies.

Motivos por los que un perro se sienta en los pies del humano

Ansiedad y miedo

La mayoría de los perros se sientan o recuestan a los pies de sus dueños. Es una conducta que demuestra distintos sentimientos: de ahí la importancia de observar a nuestras mascotas para saber lo que ocurre con ellas. Uno de los motivos por los que un perro se sienta en los pies de su humano es porque tiene miedo o ansiedad.

Te darás cuenta porque es posible que tu mascota muestre signos de miedo y estrés. ¿Cómo identificarlo? Es muy sencillo. Observa si tu perro jadea y babea en exceso, o si tiene la cola entre las patas o debajo de él. Fíjate también si las orejas las tiene normales y relajadas, o si por el contrario las echa hacia atrás. Y, lo más importante, si tiene la cabeza baja y emite algún llanto suave.

Un perro se sienta en los pies de su humano para estar cerca de él

Los perros son como niños pequeños y es lógico que, si tienen miedo o ansiedad, busquen a toda costa estar cerca de su dueño, para sentirse seguros. ¿Dónde se dan estas situaciones? En el veterinario, si van por la calle y hay muchísima gente, si se encuentran con otros perros que les intimidan o si hay pirotecnia. También puede suceder si estáis en casa y recibes una visita o si llueve y truena. ¡Cada perro es un mundo!

Un perro se sienta en los pies para demostrar su amor

Sabemos que los perros son animales increíblemente fieles y cariñosos. Unos lo son más que otros, pero aún así, ¿a qué perro no le gusta que su dueño le haga mimos? A través de este acto, tu perro puede estar demostrándote su amor básicamente porque le gusta estar a tu lado y no es suficiente con echarse junto a ti. Necesita estar en contacto contigo y, si es posible, que le acaricies. Es su manera de demostrarte su afecto, pero también de pedirte un poco de atención.

Si no estás de acuerdo con esta actitud de tu mascota, te contamos que también puedes ponerle fin. Por ejemplo, si el perro se sienta en los pies de un niño o de una persona con una lesión o una persona mayor de la casa y eso incomoda, puedes ayudarlo a regular esa conducta. No le prestéis atención cuando lo haga: esto quiere decir, cero miradas, nada de palabras, y, por supuesto, ninguna caricia.

Además de por afecto, es posible que un perro se siente a los pies de su dueño por considerarle «líder» de la manada. Es una forma de hacer saber a quién le debe obediencia y fidelidad. ¿No has notado que, si sois varias personas en casa, el perro suele portarse mejor y obedecer a una persona por encima de las otras? Simplemente el perro siente más apego y afinidad hacia una persona de la casa y, evidentemente, buscará estar siempre junto a ella.

Conducta aprendida

Los animales son muy inteligentes. Si un perro se sienta en los pies, es porque sabe que será recompensado: conseguirá llamar tu atención. Ya sea que le hagas mimos, hables con él o le des una golosina. Tu mascota ha aprendido a asociar esta acción (la de sentarse en los pies) con una respuesta positiva de tu parte.

Pero también es posible que tu perro haya aprendido esto de otros animales. Por ejemplo, si llegó siendo cachorro a casa y teníais un perro o un gato mayor. Aunque los gatos no son mucho de sentarse a los pies, sí son de refregarse contra las piernas de sus humanos para recibir atención. Así que es probable que tu perro, por simple imitación, haya aprendido que sentarse en los pies es algo más que positivo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario