¿Son buenos los huesos para perros? Beneficios y consejos de seguridad

Contenido del artículo

Cualquiera que haya visto dibujos animados sabrá que a los perros les encanta roer huesos y cuanto más grande sean, mejor. De hecho, los huesos para perros son una excelente fuente de minerales muy necesarios para los canes. Se recomienda que el 10 % de la dieta de tu mascota sean huesos crudos, ya sean como golosina o como complemento de la comida. Pero en los últimos años, se ha acumulado bastantes pruebas para demostrar que los dueños de perros deben tener más cuidado con el tipo de huesos que alimentan a sus perros y la forma de alimentarlos con este alimento.

Echemos un vistazo al problema y veamos si podemos responder algunas preguntas comunes sobre la alimentación de huesos para nuestros perros: ¿Son buenos los huesos para perros? ¿O son los huesos uno de los alimentos para perros que se deben evitar? ¿Qué tipo de huesos puede comer un perro? ¿Pueden los perros comer huesos?

Precauciones de los huesos para perros

Los huesos de los animales son duros, a veces lo suficiente como para romper los dientes de tu perro o dañar la capa de esmalte de sus dientes, lo que abre la puerta a otros problemas de salud y dentales. Los huesos, especialmente los cocidos, se astillan fácilmente. Por lo tanto, los perros ansiosos por devorar sus golosinas son propensos a tragarse pequeñas astillas que pueden causar mucho daño.

Estas pequeñas astillas son microscópicas y difíciles de evitar, pero pueden dañar gravemente el tracto digestivo de tu mascota. En algunos casos, incluso pueden perforar los intestinos y provocan la aparición de una afección conocida como peritonitis en la que las bacterias infectan el abdomen debido a los pinchazos que recibe el estómago o los intestinos de tu perro.

Los trozos de hueso más grandes que se han engullido también pueden bloquear la tráquea, el esófago o cualquier otra parte de su sistema digestivo. Con los peligros que representan, no es de extrañar que muchos veterinarios adviertan a los dueños de mascotas que estén más atentos al alimentar a sus mascotas con huesos.

Cómo alimentar a un perro con huesos

En realidad, los huesos son demasiado sabrosos y tienen muchos beneficios para la salud como para eliminarlos por completo de la dieta de tu perro. Sin embargo, es importante alimentar a tu can con el tipo correcto de huesos y prestar atención cuando comen este alimento. Pero, ¿cuáles son los mejores huesos para perros?

Quizá te interese leer:  Las 13 razas de perros grandes más bonitos del mundo

La regla principal es nunca alimentar a tu perro con huesos cocidos, independientemente de si se trata de huesos de pollo o de cualquier otro tipo. Los huesos cocidos son mucho más frágiles y propensos a astillarse que sus homólogos crudos, así que evítalos siempre. Los huesos de cerdo cocidos y crudos también son más propensos a astillarse que los huesos de otro animal, así que lo mejor es no alimentar a tu perro con huesos que provengan del cerdo.

huesos para perros

También debes evitar darle a tu mascota huesos en pedazos pequeños; si se los come de una vez, podría ahogarse fácilmente o su sistema digestivo podría bloquearse. Aunque depende del tamaño de tu perro, una recomendación general es asegurarse de que los huesos sean más largos que la longitud de su hocico, así es imposible que se los trague. En caso de que tu perro esté enfermo o tenga problemas estomacales, es mejor no darle huesos.

El hecho de que compres huesos como golosina en una tienda especializada no significa que serán inofensivos, ya que algunas golosinas comerciales plantean los mismos problemas que los huesos comprados en una carnicería.

Aunque los masticables de cuero crudo a veces se recomiendan como alternativa, en realidad estos también pueden causar problemas similares a otros tipos de golosinas. El proceso de fabricación de muchos de estos huesos de cuero crudo deja trazas de productos químicos tóxicos y también pueden estar contaminados con enfermedades como Salmonella o E. coli. Incluso en productos cuidadosamente examinados, estos masticables artificiales contienen aditivos artificiales, conservantes y edulcorantes que podrían ser cancerosos o peligrosos para la salud de tu perro.

Por lo tanto, el mejor tipo de huesos para alimentar a tu mascota son los huesos crudos de pollo, pavo, cordero o ternera que se encuentran en las partes más blandas del animal. Aun así, debes estar atento y asegurarte de que no sean demasiado duros para los dientes de tu perro.

Medidas de seguridad

Independientemente del tipo de hueso que le des a tu perro, existen algunas pautas de seguridad que son importantes:

  • Supervisa siempre a tu perro cuando muerda sus huesos, especialmente si lo come deprisa, ya que puede lesionarse en el proceso.
  • Dale a tu perro de 10 a 15 minutos para masticar antes de quitarle el hueso, lo que reduce la probabilidad de que ocurra alguna lesión.
  • Una vez que tu perro haya terminado de masticar su hueso, enjuágalo y guárdalo en la nevera para el día siguiente. Remojar el hueso en vinagre también ayudará a matar las bacterias antes de reservarlo.
  • Tira los huesos si han pasado unos días y no se los ha comido.
  • No permitas que tu perro coma huesos completamente masticados, ya que estos pequeños trozos pueden astillarse fácilmente y también representan un riesgo de asfixia.
  • Si a tu perro le encanta comer y lo hace rápido, lo mejor es no optar por un hueso como golosina, ya que puede ingerir varios trozos a la vez.
  • Intenta darle sus huesos después de las comidas.
  • No cortes el hueso a lo largo, ya que se astillará más fácilmente.
  • Evita los huesos con médula si tu perro tiene pancreatitis.
Quizá te interese leer:  ¿Existen diferencias entre el alimento normal y premium para mascotas?

Beneficios de los huesos para perros

Los huesos son excelentes suplementos para tu mascota porque son deliciosos y están llenos de nutrientes vitales como calcio y fósforo, los cuales ayudan a fortalecer los huesos y los dientes de tu mascota y ayudan a mejorar la función del corazón, los músculos y los nervios.

El fósforo en sí también es excelente para que los perros mantengan los riñones, los músculos y el sistema digestivo saludables. Además, masticar huesos es excelente para sus mandíbulas y ayuda a estimularlas, evitando que se aburran demasiado.

precauciones de los huesos para perros

También contribuye a limpiar sus dientes de forma natural. Esto es especialmente importante si no le cepillas los dientes a tu perro con regularidad con un cepillo de dientes, y seamos honestos: la mayoría de los dueños de mascotas rara vez lo hacen.

Los huesos crudos son excelentes para los dientes caninos y ayudan a eliminar el sarro y la acumulación de placa, que pueden volverse especialmente problemáticos a medida que los perros envejecen. Masticar ayuda a estimular la producción de determinadas enzimas en la saliva que descomponen la acumulación de sarro en los dientes.

Es importante proporcionar a los perros actividades que sean saludables y suficientemente estimulantes para evitar comportamientos destructivos y nerviosos. Algunos perros causarán estragos en las pertenencias de sus dueños si no se mantienen lo suficiente entretenidos. Otros desarrollarán manías nerviosas como lamerse, rascarse, lloriquear o ladrar en exceso. Masticar un hueso es una excelente manera de desviar la atención de tu perro hacia algo que es saludable y natural que haga, fomentando sus instintos naturales y favoreciendo comportamientos saludables.

Deja un comentario

¡Suscríbete y recibe nuestros últimos artículos directamente en tu correo!