¿Cómo escoger una caseta de perro grande?

Contenido del artículo

Una caseta de perro grande es un elemento fundamental para el cuidado de tu perro, sobre todo cuando su tamaño es considerablemente mayor al de la media de perros. Todo amo desea que su perro viva lo más cómodo y a gusto posible, por lo que es natural que busque adquirir una buena casa.

Caseta de perro

Además, el exterior puede ser un lugar bastante frío. En algunos casos las inclemencias del clima pueden incluso hacerlo poco habitable, pero todo esto deja de ser un problema si tu perro cuenta con una buena caseta en la cual refugiarse.

Ahora bien, más allá de su importancia, uno de los grandes inconvenientes que tienen estos elementos es que no es fácil escoger el más adecuado. En el mercado de productos para mascotas existe una gran cantidad de casetas para elegir, cada una con sus propios elementos y características específicas.

Entre tantas opciones disponibles, es natural que no sea fácil tomar una decisión. Por ello, nos hemos encargado de recopilar todos los aspectos que se deben considerar antes de comprar una caseta de perro grande, de manera que te ayudemos a escoger la mejor opción para tu perro.

Aspectos a tener en cuenta al escoger una caseta de perro grande

Ahora que ya ha quedado clara la importancia de una buena caseta de perro grande, solo queda decir que antes de seleccionar una debes pensar en lo siguiente:

Necesidades de tu perro

Esto es lo primero en lo que debes pensar. Naturalmente, tu can es quien va a habitar la caseta, por lo que todas sus características deben estar pensadas para sus necesidades. Así que cuando evalúes comprar una casa, debes preguntarte si es adecuada para su tamaño e incluso su personalidad.

Los perros más tranquilos son los más fáciles de satisfacer y por lo general estarán muy cómodos en una caseta sencilla. Sin embargo, los más juguetones e inquietos van a necesitar una caseta donde no solo pueden entrar, sino también dar vueltas y jugar dentro de ella. Por tanto, si tu mascota es una de estas, asegúrate de invertir en una caseta especialmente grande.

Caseta de perro grande

Cabe mencionar que, cuando de tamaño se trata, no siempre mientras más grande es mejor. Una caseta para perro demasiado grande podría no ser adecuada para proporcionarle a tu perro la calidez que necesita. Por tanto, algunos perros pueden necesitar un espacio más compacto.

Para ayudarte con la selección de las medidas de caseta que necesita tu perro, ten en cuenta que como norma general la caseta no puede ser inferior a la longitud de tu perro. Por ejemplo, si tienes un dálmata que mide 70 cm de largo, la anchura de la caseta debe ser superior a 70 cm, pero sin caer en los excesos.

Quizá te interese leer:  Tener un periquito: ¿qué se necesita para su cuidado?

En el caso de la altura de la caseta, lo ideal es que esta sea la altura del perro más un 25%. Por ejemplo, si el perro en cuestión tiene una altura de 75 cm y el 25% de 75 es 19 si se redondea, entonces la altura de la caseta debe ser de 94 cm.

Clima de tu hogar

Las condiciones climáticas de tu lugar de residencia limitarán el tipo de caseta para perro que puedes adquirir. Si se trata de un lugar caluroso todo el año, querrás comprar una caseta que proporcione un ambiente fresco para tu can.

Por el contrario, si las lluvias se presentan con frecuencia, necesitarás una caseta bastante resistente y que proporcione a tu perro un resguardo adecuado ante la lluvia. De igual forma, si en algún punto del año nevará, debes comprar una caseta que pueda resistir a un clima tan complejo.

Ubicación de la puerta

No todas las casetas tienen una puerta igual. Por ello, hay varios aspectos de este elemento que merecen especial consideración. Para empezar, lo mejor es que se ubique a los lados de la caseta, ya que esto la hará más aislada, por lo que su calidez interna será mejor. Esto es especialmente importante si, como ya se mencionó, habitas en una zona de clima frío.

Por otro lado, las medidas de la puerta también dependerán del tamaño del perro. Ahora bien, lejos de lo que podrías pensar, no es necesario que la puerta sea más grande que tu perro. De hecho, en la mayoría de los casos es mejor optar por una caseta de perro grande, pero con una puerta pequeña.

Casa de perro

Evidentemente, esto no implica que sea necesario escoger una puerta demasiado pequeña. Lo ideal es que quede a la altura del pecho del perro, de manera que pueda entrar agachándose. La razón por la que son más recomendables las puertas pequeñas radica en que son más efectivas para impedir la entrada de las corrientes de aire, por lo que la caseta será más cómoda para tu mascota.

Materiales de fabricación

Otro aspecto de suma importancia son los materiales con que la caseta está fabricada. Por lo general existen dos tipos de acuerdo a su material: las de madera y las de plástico.

Quizá te interese leer:  ¿Es mejor collar o arnés? Ventajas e inconvenientes de cada uno

Las de madera están caracterizadas por haber sido elaboradas con madera de la más alta calidad. Suelen ofrecer niveles de resistencia excepcionales, incluso cuando se enfrentan a climas adversos como las tormentas. Además, son capaces de retener bastante bien el calor y soportan muy bien los cambios de temperatura.

Su principal desventaja se encuentra en que están fabricadas con un material natural, por lo que exigen un mantenimiento constante. Si este mantenimiento no se realiza, podrán presentar problemas de humedad.

Por su parte, las casetas de plástico para perros también se caracterizan por ser muy resistentes. El plástico que se tiende a utilizar para elaborarlas es de gran calidad y muy fuerte. Cuentan con la ventaja de que el plástico es un material más fácil de limpiar y que requiere menos mantenimiento.

Sin embargo, no todo son buenas noticias, ya que el plástico no es tan efectivo para retener el calor, por lo que no son ideales para los climas especialmente fríos. La buena noticia es que tampoco crean humedad, por lo que este no debería convertirse en un problema.

Otras consideraciones

A veces lo necesario para que escojas la mejor caseta de perro no radica en centrarte en sus características, sino en los complementos que puedes utilizar para mejorarla. Por ejemplo, aunque las casetas de plástico no son las mejores para retener el calor, este inconveniente muchas veces se puede solucionar comprando un colchón y una manta como complemento.

Asimismo, existen algunos accesorios que puedes utilizar para reducir el impacto de la humedad en las casetas de madera. La clave está en evaluar meticulosamente todo lo que puedes adquirir.

Finalmente, solo queda decir que los aspectos estéticos de la casa dependerán exclusivamente de los gustos del dueño. Los canes se caracterizan por sentirse cómodos en cualquier caseta que satisfaga sus necesidades básicas, por lo que no será exigentes en temas como el color o decorados que pueda tener su hogar canino.

Por ello, no tengas miedo de escoger tus colores favoritos o esos dibujos que tanto te llaman la atención para la caseta que más te gusta. Lo más probable es que perro esté feliz con que tú también te sientas feliz con la caseta que escogiste para él.

Deja un comentario

¡Suscríbete y recibe nuestros últimos artículos directamente en tu correo!